PUERTA GRANDE PARA ALEJANDRO PEÑARANDA Y ERALES PARA EL TRIUNFO DE LOS CHOSPES - Con Sabor a Albacete

Últimas entradas

Con Sabor a Albacete

Estas viendo una web Con Sabor a Albacete, en la que podrás pasar un rato agradable con toros, fútbol, cultura, historia, ocio y alguna cosilla más.
¡Cotillea y dinos que te parece! ¿Quieres colaborar o contactar? hazlo aquí: mondejarfoto@mondejarfoto.es

Post Top Ad

Post Top Ad

martes, 20 de agosto de 2019

PUERTA GRANDE PARA ALEJANDRO PEÑARANDA Y ERALES PARA EL TRIUNFO DE LOS CHOSPES

17/08/2019 Peñascosa (Albacete)

3/4 de entrada. Novillada sin picadores de la ganadería de Los Chospes. Impecablemente presentados, destacando por su presencia segundo y tercero y con la nobleza como denominador común.

PUERTA GRANDE PARA ALEJANDRO PEÑARANDA Y ERALES PARA EL TRIUNFO DE LOS CHOSPES
Fotos y Crónica: Mercedes Rodriguez | Visión Press Albacete

Recibió Alejandro Peñaranda, de la E.T. de Albacete a su primer eral con templadas verónicas. Al salir del primer par de banderillas, el eral mostró signos de dolor en su pata trasera izquierda, por lo que el novillero solicitó el cambio de tercio. Peñaranda supo darle distancia y tiempos al animal y éste pareció reponerse, consiguiendo hilvanar una faena de toreo serio y asentado. Basó su muleteo en la mano derecha, sobresaliendo los muletazos de trazo largo y mano baja. Tras una serie de manoletinas, se fue detrás de la espada y consiguió más de media estocada en buen sitio, pero algo tendida, acertando al primer golpe de descabello. Paseó las dos orejas.
   
Al tercer eral, de bonita lámina y con cuajo en el tren delantero, lo templó Alejandro Peñaranda desde los primeros lances de capote. Comenzó su faena de muleta haciendo romper hacia delante al animal. En estos momentos iniciales, el eral cabeceaba y mostraba tendencia a irse a tablas, pero, a base de muleta adelantada y mano baja, Peñaranda lo supo meter en vereda y terminó embistiendo con fijeza. La faena fluía con naturalidad y facilidad por parte del novillero, extrayendo muletazos con profundidad por ambos pitones y se le notaba a Alejandro tan confiado que, en un circular citando por la espalda, resultó arrollado sin consecuencias. A la hora de entrar a matar, se volcó sobre el morrillo, cobrando más de media estocada que fue suficiente para hacer doblar al eral. Fue premiado con las dos orejas.

El novillero local, Sergio García, alumno también de la E.T. de Albacete, no terminó de confiarse con ninguno de sus dos erales. A su primero, un eral cuajado, trató de sujetarlo con verónicas de manos bajas, pero no consiguió pararse con él. Intentó engancharlo con la muleta citándolo, con buen concepto, adelante y con los vuelos, pero le faltaba al novillero asentar los pies en la arena. Consiguió media estocada bien colocada y su buena voluntad fue premiada con una oreja.
   
Con el bonito colorao, ojo de perdiz y bociblanco, que cerraba plaza, Sergio García no se acopló ya desde el recibo capotero. Comenzó dubitativo su faena de muleta, pese a la nobleza del eral, y continuó sin redondear ninguna serie, consiguiendo tan sólo pases sueltos. Cobró media estocada en buen sitio, pero tuvo que volver a entrar a matar, siendo prendido y retirado a la enfermería con un fuerte golpe en el pecho. Como manda el reglamento, entre aplausos del público, se hizo cargo del animal Alejandro Peñaranda, que aprovechó una arrancada para cobrar una estocada entera recibiendo. Se echó el eral, pero se levantó antes de ser apuntillado, teniendo el novillero que hacer uso del descabello. Se silenció la labor del paisano, el cual, según nos informaron, no sufrió daños de importancia en su cogida.

Alejandro Peñaranda salió a hombros por la puerta grande.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad